Nou Barris Centre Comerç

Nou Barris Centre Comerç

El Ayuntamiento de Barcelona coordinará todos los servicios funerarios en la ciudad durante la crisis sanitaria

30 de marzo de 2020

El nuevo protocolo de coordinación de servicios funerarios mientras dure la crisis por la Covid-19 ha establecido conjuntamente con el consorcio sanitario de Barcelona en representación de los hospitales y centros médicos, las empresas de servicios funerarios que operan en la ciudad y la empresa municipal de cementerios.

El nuevo protocolo es fruto de la aprobación del Decreto del Gobierno catalán sobre los servicios funerarios en todo el territorio y permite el refuerzo de todos los servicios para garantizar un servicio universal y básico para todas las personas y mejorar y agilizar la operativa.

La operativa de todo el servicio será conjunta a nivel ciudad y establece un precio unitario del servicio básico, que será de 2.450 euros y que incluye el traslado y custodia del fallecido hasta dependencias de servicios funerarios y el posterior entierro o incineración.

A partir de mañana ningún servicio de entierro podrá hacerse con presencia de familiares. Cementerios de Barcelona ofrecerá la posibilidad de hacer una despedida una vez se supere la situación actual.

El Ayuntamiento de Barcelona coordinará, a partir de mañana y mientras dure la crisis sanitaria por la Covid-19, todos los servicios funerarios de la ciudad de acuerdo con hospitales y centros sanitarios, las empresas funerarias que operan en la ciudad y el empresa pública de cementerios. El nuevo protocolo permitirá agilizar los trámites y la operativa de todas las fases del proceso, desde la recogida del fallecido en el hospital, en el domicilio u otros espacios residenciales o sanitarios, el traslado a instalaciones de servicios funerarios, la custodia y el traslado al cementerio para el entierro o cremación del difunto.

El protocolo que se seguirá en Barcelona se ha desarrollado con el que queda establecido en el Decreto del Gobierno catalán que considera los servicios funerarios como servicios de prestación forzosa y permite que los entes públicos coordinen este servicio con los siguientes objetivos:

  • Agilizar la gestión de los servicios funerarios y aligerar presión a los hospitales en caso de fallecimiento.
  • Garantizar el servicio universal y básico a todas las personas.
  • Que el servicio se presta de acuerdo a las condiciones de salud pública, para evitar riesgos de contagio.
  • Hacer un acompañamiento al duelo de forma precisa a las familias, dentro de las limitaciones de la situación actual.

Las tres operadoras de servicios funerarios de Barcelona que disponen de tanatorios trabajarán con zonas divididas en la ciudad según su volumen de servicios para maximizar recursos y tiempo y ya han planificado el refuerzo de sus servicios para hacer frente al posible aumento de defunciones relacionadas con el Covid-19. Entre este refuerzo se prevé:

  • Aumento del espacio de depósito para difuntos en sus instalaciones.
  • Más vehículos para realizar el traslado de difuntos desde los hospitales, domicilios, residencias u otros espacios sanitarios.
  • Personal de atención telefónica a los familiares para poder hacer la correcta atención a los familiares y agilizar todos los trámites necesarios para iniciar el proceso.

Con este nuevo protocolo, el circuito que se realizará será el siguiente. Una vez el hospital ha comunicado el deceso a los familiares, la empresa funeraria que esté prestando sus servicios a esa zona será la encargada de ponerse en contacto con la familia, para hacerse cargo de la documentación correspondiente. Así, se agilizarán los trámites que debían hacer los hospitales y se facilitará también el proceso hacia la familia. Durante este contacto telefónico se determina la voluntad de que el difunto sea incinerado o enterrado y qué cementerio debe ir y se hará el traslado correspondiente. Si el deceso se produce en un domicilio o residencia, los familiares se encargarán de contactar con la funeraria o la aseguradora, si tienen.

En este sentido, cabe recordar que los difuntos por la Covid-19 pueden ser enterrados sin restricción debido a la enfermedad. A partir de mañana sábado, los enterramientos que se lleven a cabo en alguno de los nueve cementerios municipales no podrán hacerse con presencia de familiares como prevención ante el contagio de la Covid-19, de la misma manera que ya se ha hecho en las incineraciones y anteriormente con las velas.

Servicio con capacidad de ampliación

Desde principios de esta semana, se trabaja conjuntamente en una mesa de coordinación operativa formada por el consorcio de salud, las operadoras funerarias y cementerios para asegurar que existe la capacidad necesaria para hacer frente al incremento repentino del número de defunciones. Además de la ampliación de recursos y medios de las operadoras de servicios funerarios, con respecto a la capacidad de enterramientos e incineraciones en Barcelona el servicio está funcionando correctamente y se han establecido todos los mecanismos para poder ampliar si se produce un aumento de defunciones. En este sentido Cementerios de Barcelona también está trabajando ya la posibilidad de instalar las próximas semanas un nuevo horno crematorio en las instalaciones del cementerio de Montjuïc. En el caso de los enterramientos también hay coordinación con Bomberos de Barcelona que se podrían incorporar para reforzar el servicio, en caso de que fuera necesario.

Además, en el caso de las incineraciones, Cementerios de Barcelona ha habilitado un procedimiento para poder entregar las cenizas de las personas fallecidas en el domicilio de la familia sin que suponga ningún cargo adicional y teniendo en cuenta las medidas preventivas de movilidad y para la salud.

Atendiendo que las circunstancias derivadas de las restricciones en las despedidas pueden suponer una tensión emocional para los familiares que sufren una pérdida, Cementerios de Barcelona habilitará, una vez se supere la crisis sanitaria causada por la Covid-19, espacios dentro de los recintos para que los familiares puedan realizar una despedida, sin coste alguno. Por otra parte, y con la voluntad de poder acompañar a las familias que han sufrido una pérdida las operadoras funerarias también facilitarán un teléfono de apoyo emocional, que el Ayuntamiento ha acordado desplegar conjuntamente con el Colegio Oficial de Psicología de Cataluña. Además, se habilitará a través de la Oficina de Asuntos Religiosos la posibilidad de las familias de tener un servicio religioso, poniéndolos en contacto con los referentes de sus comunidades respectivas.

El protocolo de servicios funerarios será para el conjunto de los decesos que se gestionen en Barcelona, ​​tanto si son difuntos por la Covid-19 como si lo son por otras causas.

Precio unitario del servicio

El Decreto del Gobierno catalán permite, mientras duren las circunstancias actuales, determinar un precio máximo en función del servicio y que abarque la prestación básica impuesta legalmente.

La propuesta del Ayuntamiento de Barcelona y que traslada al Gobierno catalán es un precio unitario de los servicios funerarios por valor de 2.450 euros, un precio que toma de referencia los precios básicos de los servicios funerarios de las empresas y de los servicios de cremación y entierro que se prestan a la ciudad de Barcelona.

Este precio unitario incluiría todos los servicios funerarios, desde el traslado a las instalaciones • instalaciones de las empresas funerarias hasta el posterior entierro o cremación del difunto. Esto no excluye el derecho de los familiares de pactar un servicio superior con el precio correspondiente al servicio pactado si así lo desean.

Hay que recordar que aquellos difuntos que tengan seguro y el principal asegurado exceda esta cantidad tendrán el derecho de retorno del diferencial respecto al precio básico.

Ayuntamiento de Barcelona

Nuestros socios

Càrniques Farrè
General Óptica
Corseteria Montserrat
Centre Dental Turo Blau
Blau Perfumeries
Alpha Nutrition Bcn
Digital Video Print
Cargando...
x
X